Review #SCL: Baratza Sette270

Los buenos amigos de CafeStore nos prestaron el Baratza Sette para que lo pudiéramos probar y hacer un pequeño review de nuestra experiencia. Luego de un par de semanas con este molino en nuestra casa, pensamos en desaparecer del país y raptarnos esta maravilla.

El Sette es el último modelo de molinos pensados para el hogar lanzado por esta marca de Seattle. Viene en dos versiones, el 270 y el 270w. La diferencia entre ambos es que el w tiene una pesa incorporada, entonces se pueden crear (tres) programas de molido dependiendo de la cantidad de café que se necesite. En el 270, el que estuvimos probando, solamente se pueden crear los programas definiendo el tiempo de molienda.

Unboxing

Ya que es uno de los pocos en Chile, varios profesionales del café quisieron probarlo, por eso al llegar a nuestras manos ya estaba usado, pero igual venía bien empaquetado así que hicimos un súper resumido unboxing.

unboxing
Al abrir la caja se puede apreciar la regia silueta del molino. Robusto, elegante y sensual. A su lado los elementos más chicos: la pequeña tolva y el receptáculo para el café molido. Adaptador y cable de poder también vienen dentro. En el fondo de la caja, un pequeño manual.

Vamos al Grano

En el siguiente review vamos a hablar sobre diferentes aspectos de esta máquina:

1.- Diseño
2.- Molienda
3.- Limpieza

1. Diseño

a. Materiales: La gran mayoría de la parte exterior del molino es plástico opaco, a pesar de eso luce muy elegante y robusto. El receptáculo para el café molido también es plástico, pero antiestático, lo que en verdad se agradece.

b. Tamaño: Es grandote para ser un molino casero. Hay que tener una cocina muy amplia o una mini barra en algún rincón de la casa para que pueda lucir bien. En mi caso, la cocina no es tan grande ni tengo una mini barra cafetera, así que tuve que dejarlo guardado en uno de los muebles de la cocina. Dentro de este mismo punto voy a recalcar e largo del cable, ya que lo encontré excesivamente largo e incomodo a la hora de guardarlo.

c. Interfaz: Es bien intuitivo y muy fácil de usar. Trae tres programas de tiempo por defecto, pero pueden ser editados súper fácilmente. Tiene un rango de décimas de segundo con lo que el control del tiempo llega a ser demasiado exacto.

1
2
3
4
5
1

Tres modos editables de tiempo.

2

La pantalla indica el tiempo del programa seleccionado.

3

Para comenzar a moler, hay que apretar el botón Iniciar. Este mismo botón puede ser usado para pausar el proceso en el caso que se requiera

4

El proceso puede ser detenido en cualquier momento, apretando el botón Parar

5

Se puede definir un tiempo de manera manual y luego guardarlo apretando uno de los números de programación

2. Molienda

a. Ajuste del grosor: Tiene un rango de 40 puntos de ajuste de molido, que va desde lo más fino para espresso (no lo probé tan fino) hasta los utilizados para filtrados. De éstos, 9 puntos corresponden al micro ajuste, muy útil para poder calibrar un espresso perfecto.

b. Velocidad: Es muy rápido… Muuuuuuy rápido. Generalmente antes de salir de la casa en la mañana, me preparo un v60 con 20gr de café que son molidos en aproximadamente 5 segundos y medio. Según el manual puede moler entre a 3.5 a 5.5 gramos/segundo, lo que es muy consistente con la realidad.

c. Ruido v/s tiempo: En varios reviews he visto que se quejan del ruido. Sí, es ruidoso comparado con otros molinos. Ha de ser por la cubierta plástica que no aísla bien el ruido, sin embargo, si ponemos en la balanza el tiempo de molido v/s el ruido, prefiero que suene un poco más fuerte, pero por menos tiempo… Igual es recomendado que, si se va a usar bien temprano en la mañana, cierres la puerta de la cocina antes de ponerlo a moler.

d. Consistencia de molienda: Antes de que me entregaran esta bestia, pensaba que mis molinos caseros eran buenos, rápidos y que molían bien, pero el Sette les da mil patadas. La consistencia del molido es impresionante (hablando desde mi experiencia), lo que se ve reflejado en el resultado final: la bebida. Mientras más consitente la molienda, mejor el resultado.

e. Perdida de café: Mínima. Esa es una de las gracias de la caída vertical del café, desde la tolva al portafiltro o al contenedor. De los 250gr. que utilicé durante el período que tuve el molino, la perdida fue de menos de 1gr.

3. Limpieza

Es muy fácil de desmontar, y como sus piezas están muy bien diseñadas, el proceso de limpieza es bastante cómodo. Al final de la semana de prueba con la ayuda de un pincel pude sacar todos los restos de café que quedaron que, tal como indiqué anteriormente, no resultó ser más de 1gr. de café.

Fotos

Este review lo pudimos realizar gracias a la buena onda de los amigos de CafeStore y Ubuntu Café.
Horarios: Lu – Vi de 9.30 a 21.00 hrs. Sa – Do de 10.30 a 21.00 hrs.

Queremos saber tu opinión

Instagram

Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.

Te puede interesar